A veces..

A veces uno piensa que ya no hay nada más…
Sentimos que nuestras raíces salen de la tierra y dejamos de luchar.. no hay más que hacer.. nos inclinamos hacia lo inevitable.
Los días se suceden y se convierten en una repetición de gestos mecánicos, de rutinas multiplicadas, de millones de instantes que son el mismo.
Sin darnos cuenta en esos momentos cotidianos, y en el hastío de lo eternamente conocido, hay algo, un poco, un tiempo, que sin darnos cuenta nos sigue alimentando…
Un poco de luz, agua fresca, una brisa tibia…
Y así, un día, inesperadamente, y por efecto de nuestra propia magia que creímos perdida, nuestras raíces sanan, cicatrizan, dan lugar a nuevos brotes.
Emociones olvidadas, sentimientos cálidos… la sensación ya conocida de que estamos listos para ponernos en marcha.
Será momento de comenzar el ciclo nuevamente.
Con la sabiduría de lo aprendido, sabiendo que no todos los brotes llegarán a término.
Y con curiosidad de lo desconocido, con la certeza amarga pero estimulante, de que quizás sean las últimas lecciones que nos quedan.
En definitiva, eso es la vida. Aprender y volver a empezar.
Y si en el camino pudimos esbozar una sola sonrisa sincera, entonces todo habrá valido la pena.

09/02/2018

Publicado por sandramorenaruiz

Actriz en formación constante. Fotógrafa en crecimiento. Escritora de vivencias. Cincuenta y tantos y contando...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: