La puerta

Se alejó de la puerta, que había sido suya,  con la resignación que había empezado a gestarse cuando decidió volver.

Las vueltas no son fáciles, sobre todo cuando uno se marchó sólo con un pasaje de ida.

Martín podía entender que ella haya buscado otro hombre donde cobijarse, pero sus hijos…

Cuándo él los dejo fue porque tuvo la certeza absoluta de que una mujer podría contra el mundo para proteger a sus hijos. Nunca se le ocurrió pensar que ella, la que fue su amor, podría ser portadora de todas las inseguridades y flaquezas que cualquier persona pudiese poseer.

En su imaginario la construyó fuerte y segura, probablemente por esta creencia arraigada de que las madres todo lo pueden, o simplemente para desprenderse de la culpa y poder instalarse más cómodamente en la idea de que si no era capaz de seguir su sueño, no sería capaz de hacer feliz a su familia.

Se alejó de esa puerta que había sido suya, tanto como la casa que habitaba del otro lado de ella, y no fue el color diferente de la fachada, ni las macetas en el porche con flores nuevas, lo que lo llevaron  a entender que ya no le pertenecía

No. Fueron las risas lejanas que escuchó casi como un espía desde afuera y las  reconoció al instante como ajenas, simplemente porque eran las risas de una familia completa. Y no,  como él quiso creer un pequeño rompecabezas donde su llegada iba a encajar como la última pieza, la más anhelada.

Se alejó de esa puerta que había sido suya, tanto como la casa y como los fantasmas de una familia que pudo ser, pero se quedó en intento.

Y al alejarse comprendió que debía empezar de cero.

Que el rompecabezas estaba perdido, como se pierden las palabras y los recuerdos cuando la memoria los maquilla de esperanza.

Y en ese instante de despojo de  lo inventado, y de desnudarse de viejos sueños, salió en busca de uno nuevo para intentar un nuevo juego.

18/06/2020

Publicado por sandramorenaruiz

Actriz en formación constante. Fotógrafa en crecimiento. Escritora de vivencias. Cincuenta y tantos y contando...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: