Simplemente contar…

Relatos

Desde hace un tiempo había pensado que sería interesante salir de mi zona de comfort, en lo que escritura se refiere. Pero nunca pensé que podía llegar a ser tan complicado!

Pero, aunque la frustración me enoja (y mucho), mi tozudez en esta ocasión ganó la partida.

Hoy les presento dos pequeños relatos nacidos después de unos meses de aprender con gente que sabe, pero por sobretodo está dispuesta a compartir y seguir aprendiendo.

Agradezco a mis compañeros de taller: Moni, Juan, Horacio, Dani.

A mi maestro, a quien he llegado a conocer y querer por su humildad y sencillez, Santiago Loustaunau.

Y por supuesto a mi familia, que siempre me acompaña en mis locuras.

Todavía me queda mucho por aprender, pero este proceso se podría comparar con tener uno hijo: si esperamos a estar totalmente preparados, nunca lo tendríamos!

A %d blogueros les gusta esto: